miércoles, 14 de enero de 2009

Irene


Pone por ahí en una página web que Irene viene del griego y que significa paz, pero no lo tengo tan claro, porque esta Irene ha armado la revolución, y nos tiene a todos impacientes como niños la Noche de Reyes.

Para mi es una ilusión desconocida, desde el anuncio de su llegada a su nacimiento inminente, todos los momentos se han convertido en acontecimientos que me conmueven por dentro, desde los huesos hasta el vello de los brazos.

Alguien podrá extrañarse: no será hija mía, ni sobrina, ni nieta… Podría parecer exagerado mi sentimiento, pero me da igual. Irene es el fruto de un amor que he tenido la suerte de conocer desde sus comienzos, cómo se gestó, cómo creció y cómo ha culminado; Irene es la hija de dos de las personas que más aprecio. Irene es la guinda de un pastel.

Y hoy, día de intensa niebla, frío y húmedo, aún con restos de la nevada del viernes, hoy 14 de enero es cuando Irene ha decidido venir, para darle a este gris día de invierno el sol y el calor del mes de junio.

¡Bienvenida!

3 comentarios:

kimura dijo...

que sea para bien.
No dejes de escribir, lo haces de maravilla.
saludos.
Paco Ceacero

Anónimo dijo...

Después de casi 11 meses en los que no he tenido apenas un minuto para aburrirme, hoy me he acordado de que no había leido tu blog desde 2008...Y me he preguntado: 'Escribiría algo el día 14 de Enero?'. Me ha costado contener las lagrimitas.
Gracias, Pri.
Te quiero mucho.
Tertxu.

Elentxo dijo...

Esa primita que bonitoooooooooooo.
Por fin tengo tu blog.
Musutsu.